Blog

Iisla.jpg

Miniguía de verano 2015

Aunque nos digan que el verano que ya tenemos encima vaya a ser un pelín más caluroso y más lluvioso de lo normal, nada nos va a quitar el apetito de viajar. Además, ¿quién no se merece unas vacaciones, por pequeñas que sean, cada verano? Aquí van 4 destinos en los que cargar energías para septiembre. –¿Septiembre? ¿Hemos dicho septiembre? –.

 

Carloforte, por Cosma.

Este año, por mi cumpleaños -¡30 ya!-, alguien me preguntaba “¿Dónde lo vas a celebrar?” a lo que le respondí “Me voy a Carloforte”, la cara de extrañeza se dibujó en su cara pero siguió como si nada, y es que Carloforte es una pequeña isla de Cerdeña que no muchos conocen.

Si dejas atrás el pueblo de casitas coloreadas y callecitas preciosas encontrarás un paisaje de piedra oscura y playas rocosas, la naturaleza volcánica y salvaje, cambia según vas recorriendo esta pequeña joya del Mediterráneo. Lo que más nos sorprendió es la amabilidad de la gente, su tranquilidad y sus grandes sonrisas. Parecen preocuparse únicamente de que todos disfruten de su querida islita.
Si te gusta el Atún, el cous-cous y pez espada, es tu sitio. Además, si tienes un poco de suerte, puedes encontrar puestos de comida con quesos de Cerdeña (muy peculiares), embutidos y olivas.
No hay mucho turismo pero nunca falta una buena opción para dormir, el Hotel Villa Pimpina es acogedor y tiene vistas a toda la ciudad y mar. Visita obligada si lo que quieres es descansar y vivir una experiencia de “lugar parado en el tiempo”.

CalaforteFoto

El Peloponeso, por Jéssica.

Este verano os invito a pensar más allá de Atenas y de las islas paradisíacas del país. Os invito a pensar en la Grecia cargada de historia, es decir, en el Peloponeso.

Si os gusta pasar las horas visitando ruinas e imaginando qué secretos esconde cada piedra, os dará igual el sol aterrador que cae sobre el país en los meses de verano – ante todo, sinceridad  – y disfrutaréis como niños con cada rincón. El año pasado, mi pareja y yo nos animamos a coger una visita guiada de 3 días y 2 noches que incluía visita al Teatro de Epidauro, a Olimpia y a Delfos, entre otros.
De estos lugares, yo me quedo con Delfos indiscutiblemente. Si sus ruinas sorprenden en la actualidad, ¡es increíble imaginarse cómo era en sus momentos de esplendor!
Como ocurre a menudo en los tours, ni los restaurantes ni los hoteles no los escoge uno mismo. Pero si os toca el Ilis Hotel Olympia, disfrutad de un baño cuando cae la noche. ¡Maravilloso!

DELFOSFoto

El Camino de Santiago, por María.

“Verano” para casi todo el mundo significa “vacaciones” pero para mi representa principalmente ¡CALOR! y por eso tiendo a huir al fresquito todo lo que puedo. Mi destino favorito suele ser la Cornisa Cantábrica pero Galicia, es mi favorita.

Este año, mi amiga María me ha metido en el cuerpo el gusanillo de hacer el Camino de Santiago y la verdad es que se presenta como una opción muy tentadora: naturaleza, deporte, gente maja con la que compartir una experiencia única y, como no, ¡comilonas!. Y es que no puedes salir de allí sin haber probado pulpo, empanada y percebes. Además, puedes hacer El Camino de albergue en albergue y, al terminar, darte un capricho por la costa de Pontevedra: visitar las Islas Cíes, ir a las playas del Vao, Melide, Canelas o la Playa de Barra -que sí, que el agua esta congelada pero merece la pena- y dormir en un lugar con tanta historia como el Pazo da Touza, patrimonio arquitectónico gallego del S.XVI, muy cerca de Baiona, perfecto para tapear y salir de noche. ¿Quién da más?

SANTIAGOFoto

Las Islas Tremiti, por Valeria.

Os propongo pasar unos días relajados en pareja en un pequeño paraíso desconocido en el Mar Adriático entre la costa de Molise y Apulia: la Islas Tremiti, cinco islas casi vírgenes que nadie esperaría encontrarse en el norte de “La Bota”.

Aquí descubrirás muchas calas rocosas, un poco empinadas pero rodeadas de verde. Por todo esto te será imposible plantar un paraguas (a excepción de la Cala de Arenas, en la isla de San Domino), pero te compensará su paz y sus vistas. Si encima te gusta la aventura, disfrutarás en este lugar.
El hotel donde me alojé hace algunos años es el Waikiki situado en el centro de San Domino, la única isla habitada del archipiélago. Es perfecto si vuestro presupuesto está alrededor de 40 a 50 euros por noche. Si nada ha cambiado desde entonces, es un B & B muy cómodo y con un personal muy amable. Para comer, sin embargo, os recomiendo el restaurante Oasi y su menú de pescado de alta calidad. El precio es un poco alto, pero es totalmente comprensible. Además, un buen italiano estaría dispuesto a pagarlo.

ISLAS Foto

 

JessicaMiniguía de verano 2015
Comparte este post